Agroveterinaria Martín Pescador

Belgrano 2749
(8300) Neuquén
Patagonia Argentina
Tel.: (+54 299) 446 8222


Usuarios Registrados

Usuario: Contraseña: Crear una cuenta
Solicitar nueva contraseña

Usuarios en línea

En este momento hay 99 usuarios y 38 invitados en línea.
  • Thomasmax
  • gjhtu
  • xxczgzsog
  • cqkwbuaye
  • gjubm
  • gjttwmxn
  • fxdthesyb
  • gjywnkvld
  • kmufmyksd
  • leanxhtzl
  • gjrjaklgf
  • esprclwbz
  • gjcyqqurt
  • gjdtziemr
  • gjicgkulu
  • isgwyuaav
  • gjfolpsuy
  • gjhxfuayf
  • gjenxxqsl
  • gjbhhfiik
  • gjqpiwfkv
  • gjiaikegf
  • gjkyiemnu
  • pmsvsyfri
  • jfpyzuoje
  • jezqfvjwh
  • gjvanoilv
  • dksrjeott
  • rfbxuaihv
  • gjgtfheic
  • wdkcmgrpd
  • gjmhzbhnt
  • jhvydticf
  • asqporpta
  • mwvspxpuz
  • gjzslztmw
  • gjeqbbwer
  • gjgofbisz
  • gjzcrvlge
  • gjynpvdxb
  • gjvjkccet
  • fikzdoxhj
  • gjnowpukj
  • gjilbfwdk
  • kantufvin
  • gjlqlpwpo
  • wwjlnafrb
  • hmjaszohl
  • gjakozcdu
  • gjfggvnew
  • gjqdxcmuh
  • gjxlmhnkq
  • xanrfqfbl
  • xdpmeyuti
  • zzihczvpm
  • gjzrazdqf
  • gfvslazug
  • gjvvsqozi
  • gjrhpsbnp
  • gjnptruln
  • gjrggkyrz
  • gjzzjnyds
  • fiaqnuizs
  • gjtclgxyx
  • nhjpwdzbj
  • iazogkqwm
  • erzinwkff
  • gjhgpaadg
  • jgnnxqahp
  • pnqoimupm
  • gjjkfhpbi
  • gjqlhbmkw
  • alashible
  • auksjwkw53
  • njcifzwb65
  • kopetpduig
  • mzdsksga05
  • idjutfcu47
  • agineefeeve
  • hgpakavq11
  • SteveHend
  • ojykshqm54
  • dkzxnqlp98
  • wcyglfye99
  • hennalrm78
  • touagjeo79
  • Cssjacktows
  • kzcqmdxr93
  • egxmkwfb56
  • jukjgmuq27
  • ylvauaaf85
  • pjvejdrt43
  • cepffjdg99
  • fchorjqt22
  • pgvvkxid32
  • ohpogyxj17
  • TravisMaw
  • fycophuz37
  • Kralex-ua

Usuarios nuevos

  • Kralex-ua
  • fycophuz37
  • TravisMaw
  • ohpogyxj17
  • pgvvkxid32

Faisanes

Nombre común que reciben 52 especies de preciosas aves, perteneciente al Orden Galliformes -al igual que la gallina doméstica, la codorniz, la perdiz y el pavo-. Este orden, o grupo de aves, están adaptadas a una vida terrestre, por ello tienen patas fuertes y uñas duras, siéndoles muy útiles para escarbar. Además, la forma de las alas es redondeada y corta, limitando de esta manera su vuelo, por ello muchas de ellas sólo se elevan en el aire como medida de protección, cuando huyen de un depredador, o para dormir en las ramas de los árboles, donde están más protegidas.

La característica más destacable de los faisanes es el extraordinario y colorido plumaje de los machos, con elaborados diseños y brillantes contrastes, teniendo su expresión más sublime en los pavos reales. De hecho, sólo existe otro grupo de aves que puede igualarlos en este especto, que la familia de los Colibríes o Picaflores (Familia Trochilidae, pertenecientes al Orden Apodiformes), entre los que se encuentran las aves más pequeñas que existen.

Los faisanes cuentan con 150 subespecies clasificadas, cada una con sus atractivos y características particulares. Las que, a su vez, se encuentran agrupadas en 16 géneros, que pertenecen a la familia Phasianidae (Fasiánidas) -de los faisanes, gallos silvestres, pavos reales y sus similares-, de las cuales al menos 18 especies se consideran amenazadas debido a la caza en exceso y la destrucción de su hábitat natural.

A excepción de una sola especie -el Pavón del Congo (Afropavo congensis), que se encuentra en el continente africano- son originarios de Asia, especialmente de Borneo, Sumatra, el Himalaya, Sur y Oeste de China, Formosa (Taiwán) y Japón. Aunque hoy están extendidos por el mundo ya que, salvo unas pocas especies, viven y se crían adecuadamente en cautiverio, adaptándose bastante bien a los nuevos ambientes y climas. Es así como varias de ellas han sido introducidas con mucho éxito en distintos lugares del planeta.

Su nombre proviene del griego phasianos, que a su vez deriva de Phasis (o Phase -que se lee “Fase”, ya que “F”, en latín se escribe “Ph”-) río de la Cólquida (región de Asia, de clima favorable, ubicada al oeste del Mar Negro, al este de Ponto Euxino y al sur del Caucaso), de donde habrían provenido en la antigüedad estas aves (en particular el Faisán Común, también conocido como Faisán de Collar y cuyo nombre científico, Phasianus colchicus, da cuenta de este hecho).

Una de las características de la gran mayoría de los faisanes adultos es su marcado dicromatismo sexual en su plumaje, la hembra es más pequeña que el macho y de coloración poco llamativa (característica que la ayuda a pasar “camuflada” o desapercibida cuando está echada en el período de anidación), en contraste con los machos adultos que poseen un brillante y colorido plumaje.
Pasan la mayor parte del tiempo en el suelo o en las ramas de los árboles, no obstante poseen cortas y poderosas alas adaptas para emprender un rápido y enérgico vuelo cuando se sienten amenazadas.

Se encuentran muy bien adaptados a diferentes climas, desde los duros inviernos europeos hasta los climas cálidos del Brasil, presentando en general una gran rusticidad. Son normalmente polígamos -un macho generalmente mantiene un harén de tres o cuatro hembras-, no son agresivos con el hombre, pero en el momento del apareamiento se suelen producir peleas entre los machos por el dominio de un harén y su territorio.
En la actualidad, hay varias especies de faisanes que se utilizan para ser criados en cautiverio con fines culinarios, de diversión y de ornamento.


Historia

Según la mitología, los faisanes fueron introducidos en la antigua Grecia por la expedición de los Argonautas liderada por Jasón, quienes llevaron algunos ejemplares de la variedad denominada “colquidus”. Igualmente la mitología griega asegura que el faisán Dorado era el Ave Fénix, de la que decían era inmortal.

De modo similar, hace ya muchos siglos, la antigua cultura china incluyó al faisán Dorado y al faisán Plateado dentro de su arte y tradiciones.

Posteriormente, hacia el año 500 d.C. se introdujo en Europa un faisán común de una variedad sin anillo en el cuello. A partir del siglo XI, los romanos los difundieron no solamente en Italia, sino también en Francia, Inglaterra y demás países de su imperio.

Por otra parte, a finales del siglo XVII fue introducida en Norteamérica una raza de china que poseía un anillo de plumas blancas alrededor del cuello. Posteriores introducciones de esta misma raza en Europa han creado una población mixta cuyo cuello y plumaje varían respecto a los de las subespecies originales.
Hay varios personajes históricos que han criado faisanes, a modo de ejemplo se puede citar a George Washington, de quien existe evidencia que indica que posiblemente fue el primer norteamericano en mantener en cautividad y tener éxito en la cría del Faisán Dorado en el Monte Vernon.

En nuestro país (Chile), Goodall, Johnson y Philippi, en su obra “Las Aves de Chile”, mencionan que la primera importación de faisanes la realizó el señor C. J. Lambert, entre 1886 y 1887 desde Inglaterra, trayendo la especie Phasianus colchicus colchicus a su hacienda “La Compañía” al norte de La Serena. Si bien en un principio aumentó su número, después fueron disminuyendo hasta desaparecer, probablemente debido a la caza indiscriminada.

Luego, en 1914, el señor Carlos Haverbeck introdujo 80 faisanes de caza traídos desde Alemania, de la especie Phasianus colchicus torquatus, a su fundo Allipén, provincia de Cautín. Experiencia que tuvo un gran éxito. A su vez, el señor Haverbeck le obsequió al Don Augusto Grob algunas parejas las cuales las introdujo en la isla Pichi Colcuma, en el lago Ranco (Valdivia).
La diferencia básica entre las especies, es que el macho del Ph. c. torquatus tiene un collar blanco muy visible; en cambio el collar del Ph. c. colchicus es de un blanco menos ancho y sobresaliente.

Posteriormente varios criadores introdujeron otras especies ornamentales que se han desarrollado con bastante éxito en distintas zonas de Chile, siendo los más difundidos los Faisanes Dorados, Ladys, Venerados y Plateados.

Actualmente existen en el país 18 especies distintas de faisanes -sin contar las subvariedades-. El criador más avanzado y de mayor experiencia es el Sr. Luis Ríos P., en cuyo criadero -Monal Chile- se pueden admirar todas estas especies. Su página web es (http://membres.lycos.fr/monalchile/principal.html).

Por último, cabe mencionar que, Araya y Millie, en su libro “Guía de Campo de las Aves Chilenas” (1998), no menciona al faisán como ave de campo chilena, sino hace una referencia a la familia phasianidae. Sin embargo, existen referencias de que en algunas zonas de la Región de Aysén se habrían desarrollado Faisanes Comunes en estado natural a partir de la introducción intencionada en la zona a través de un proyecto de investigación con fines productivos.


El faisán común

La especie más conocida de la familia de las Fasiánidas (o familia Phasianidae, según su denominación científica en latín) es el Faisán Común (Phasianus colchicus). Se le denomina de esta manera -Faisán Común- ya que se ha extendido y adaptado muy bien en diversas zonas del planeta, lo cual se ha facilitado por su gran rusticidad y extraordinaria capacidad de reproducción, favorecida por su rápido desarrollo corporal y precocidad sexual. Es la única especie de la familia que alcanza su tamaño, plumaje y madurez sexual antes de un año y cuyas hembras tienen la capacidad de colocar sobre 50 huevos por temporada, aunque en estado natural suelen incubar sólo entre 8 y 12 huevos, con un período de incubación de 23 a 24 días.

A pesar de que se los cría en cautiverio desde la más remota antigüedad, no pueden ser considerados totalmente domesticados, debido a sus actitudes agresivas entre sí y a que no aceptan fácilmente la proximidad y convivencia con el hombre.

El Faisán Común, también es denominado normalmente “Faisán de Collar”, debido al característico anillo o “collar” de plumas de color blanco que rodea el cuello de los machos en varias de las 30 subespecies clasificadas, siendo la variedad más difundida en los criaderos el Faisán de Collar de China (Phasianus colchicus torquatus).

Además, se encuentran las subespecies que no poseen collar de plumas blancas denominados comúnmente “Caucásicos” (Faisanes del Caucaso) o “Españoles”, como el Phasianus colchicus colchicus, variedades en las que las hembras son notablemente mas claras (del color del té con leche) que las de collar. Y las subespecies denominadas “Melanistic”, de colores tornasolados más oscuros y parejos, también llamadas “Verdes”, “Azules” o “Tenebrosos”, en las que las hembra son notablemente mas oscuras que las de collar.

La hembra del Faisán Común es de menor porte y mucho menos llamativa -al igual que las de las otras especies de faisanes-, lo que le permite camuflarse adecuadamente en el período de la incubación de los huevos mientras está más indefensa. Su plumaje es castaño moteado y su cola más corta. En contraste, el plumaje de los machos, es mucho más llamativo y hermoso, ya que de su despliegue dependen sus posibilidades de apareamiento.

Se pueden diferenciar sexualmente mediante dicromatismo luego de los 60 días de nacidos, ya que el primer signo externo en el plumaje se manifiesta cuando a los machos les aparecen plumas oscuras en el pecho, lo que no sucede nunca con las hembras.

En todas las subespecies del Faisán Común, el macho adulto tiene la cara roja y desnuda con apéndices carnosos, dos cortos “cuernos” de plumas en la parte trasera de la coronilla, así como una cola muy larga y rayada. El color corporal es muy variable; por ejemplo, el obispillo del faisán de collar chino es de color verde blanquecino pálido, mientras que el de la raza mongol es castaño. Los machos miden unos 90 cm de largo, considerando la cola. Las hembras, que son de color pardo por la parte ventral, y moteadas en negro y pardo por el dorso, miden unos 63 cm de largo.

Una de las subespecies más notables por sus diferencias es el Faisán Verde del Japón (Phasianus versicolor), también llamado Faisán Versicolor. Aunque algunas clasificaciones sistemáticas lo reconocen como una especie en si misma, mientras que otras lo consideran sólo como una subespecie o variedad. En Japón se crían en grandes cantidades y se sueltan más de 1.500.000 de individuos todos los años.

En Europa y Norteamérica se crían faisanes comunes en gran número por su exquisita carne y para soltarlos en cotos de caza (o sea, para utilización cinegética). Se le considera el rey de las aves de caza por su particular vuelo, ya que sus alas están especialmente adaptadas para conseguir, en un breve tiempo, la potencia necesaria para lograr una rápida fuga. Prosperan sobre todo en campo abierto y son muy abundantes en campos de cultivo de cereales.

Su carne es muy suave, de delicado y exquisito sabor (el cual depende mucho de la preparación del plato), bajo colesterol y magra, por lo que es muy recomendable para aquellos que aprecian o requieren una alimentación más sana. Aunque, en comparación al pollo, es más oscura y firme. Esas características hicieron que, ya en la antigüedad, el faisán fuera uno de los manjares más solicitados en los banquetes de los funcionarios del imperio romano. Hoy es un ave muy solicitada por los chef, porque les permite un trabajo muy sutil en su preparación, así que es frecuente encontrarlo formando parte de los más finos platos en restaurantes de alta categoría.

Sin embargo, la carne de faisán, al igual que la del pato y la de la perdiz contienen purina -componente fundamental del ácido úrico-, y son carnes (especialmente, sus vísceras) inadecuadas para personas afectadas de gota, artritis y enfermedades reumáticas.

© Copyright 2014 Agroveterinaria Martín Pescador. Todos los derechos reservados.
Belgrano 2749 - Neuquén Capital - Patagonia Argentina - Tel. (+54 299) 446 8222
Sitio diseñado e implementado por: Dataneu Argentina