Agroveterinaria Martín Pescador

Belgrano 2749
(8300) Neuquén
Patagonia Argentina
Tel.: (+54 299) 446 8222


Usuarios Registrados

Usuario: Contraseña: Crear una cuenta
Solicitar nueva contraseña

Usuarios en línea

En este momento hay 15 usuarios y 18 invitados en línea.
  • SyncMypeFep
  • carpinteyroukd
  • pletcherjfb
  • jvbdpeqz81
  • nklcllzc07
  • Arthurpevy
  • jkctacia53
  • qgrivrva17
  • mebhlpqm02
  • lnsroefm02
  • mquxeqjz67
  • qbcxowko44
  • bugfwleq70
  • glwecoiz57
  • egbmhyuz72

Usuarios nuevos

  • egbmhyuz72
  • glwecoiz57
  • fdsgdhdwjd
  • hxyvyhvktxs
  • Kennethlodo

Cómo educar a tu cacatúa

Sin duda es la parte más complicada de todas. Cada una de ellas tendran una personalidad disferente, depende de nosotros a aprender a conocerlas y realzar sus cualidades, asi de esta manera la amaremos cada dia mas, unos son más mansos y fáciles de amaestrar y otros más ariscos y más complicados. Y lo mismo sobre los amaestradores... : unos tienen la suficiente paciencia y otros no.

Una, de las quizás pocas cosas que se puedan generalizar en este tema es la siguiente: es más fácil amaestrar a una cacatúa joven que a una vieja, sobretodo si tenemos al joven desde que nació (o sea, lo hemos criado a mano), ya que estará acostumbrado a nuestra presencia. Esto es lo más importante: acostumbrarlo a nuestra presencia desde los primeros momentos, aún cuando se encuentre todavía en el nido (aunque cuidado con la madre, no sea que lo saquemos demasiadas veces del nido y lo rechace). Nuestra mascota nos perderá el miedo, lo que es más difícil con los pájaros ya adultos, a los cuales nada más acercamos la mano más de la cuenta les entra verdadero pánico.

Aunque con el tiempo, llegara a acostumbrarce y a ocupar un lugar en la familia.


Mansas y alegres por naturaleza.

Simpaticas, dóciles y amistosas, son algunas de las tantas cualidades que caracterizan a nuestra cacatúa.

A continuación se exponen algunos consejos sobre los métodos más efectivos para amaestrar a una cacatua, aunque no son nada generalizables, y tampoco quiere decir que sean los mejores. Amor y paciencia, jamás faltara.

Una buena técnica es sacarlo de la jaula cuando el ave es lo suficientemente pequeño para no poder volar, y ponerse a jugar un rato con él, haciendo que se acostumbre a nosotros. Esto se debe hacer todos los días, con frecuencia, pero sin acosar al pájaro. A medida que crece nuestra pequeño lorito, el miedo a nosotros aumenta, y esta es una buena forma de evitarlo, pero requiere mucha constancia, y no siempre funciona. Un consejo: aunque parezca que el pájaro no sabe volar aún, hacer esto en un sitio cerrado, que cuando menos se lo espera uno el pájaro sale volando... Si el pájaro vuela ya no importa: se deja que revolotee por la habitación todo lo que quiera. Al rato estará cansado y lo podremos tomar sin problemas.

Un método muchísimo más efectivo que el anterior (y que puede combinarse con él), pero también mucho más radical, para amaestrar con cierta rapidez al pájaro es hacer uso de la comida: quitarle la comida de la jaula y dársela nosotros con las manos. Si el pájaro no quiere en un principio (que es lo que suele pasar), lo dejamos un buen rato, y luego volvemos a ofrecerle de comer. Cuando tenga la suficiente hambre ya se verá obligado a comer de nuestra mano. Este método sólo vale una vez que el pájaro está fuera del nido y ya sabe comer sólo, pues mientras está dentro es la madre la que lo alimenta. Los inconvenientes son obvios: si nos pasamos podemos matar al pobre animal de hambre ... Así que este método lo aplicaremos con suavidad, sin dureza. Es conveniente, además, que el periquito esté sólo en la jaula, porque lo que no podemos hacer es quitarle la comida al resto para amaestrar a uno solo ... Mientras el periquito come de nuestra mano se le puede acariciar y tocar, para que se acostumbre.

A esta táctica también se le puede añadir, junto con la primera, una tercera, que es muy simple, y que está demostrada en todos los animales: cuando se le va a dar de comer se le llama, o se le dice algo. Al cabo de un tiempo (bastante tiempo, puede que meses), bastará llamarle con la misma palabra para que el pájaro inmediatamente asocie la llamada con la comida, y sepa que va a comer, acercándose inmediatamente a nuestras manos.

Otro tema bastante discutido es si las cacatúas ninfas son capaces de decir cosas, como los loros. La respuesta es que sí, aunque su tono de "voz" es mucho más agudo, de forma que puede ser difícil llegar a entender la palabra que dicen. Si lo anterior requería paciencia esto ya no tiene nombre. Si quieres que el pájaro llegue a aprender una sola palabra te tienes que tirar mucho, pero que mucho tiempo repitiéndosela (ahora sí, la primera palabra es la que cuesta. Las siguientes son más fáciles). Para ello es preferible, si tenemos variascacatuas, aislar al que vamos a amaestrar. Así es un poco más sencillo. Luego ... tiempo y paciencia.

© Copyright 2014 Agroveterinaria Martín Pescador. Todos los derechos reservados.
Belgrano 2749 - Neuquén Capital - Patagonia Argentina - Tel. (+54 299) 446 8222
Sitio diseñado e implementado por: Dataneu Argentina