Agroveterinaria Martín Pescador

Belgrano 2749
(8300) Neuquén
Patagonia Argentina
Tel.: (+54 299) 446 8222


Usuarios Registrados

Usuario: Contraseña: Crear una cuenta
Solicitar nueva contraseña

Usuarios en línea

En este momento hay 59 usuarios y 25 invitados en línea.
  • oymezjrgb
  • ngwmsloes
  • gjjyxooev
  • jezqfvjwh
  • gjwkobgxu
  • gjvanoilv
  • vlhecdavf
  • rtcyilnfq
  • gjglorrgq
  • ggljfrosy
  • olusgksph
  • gjhdwfygv
  • qerubuxip
  • gjuhkelpk
  • qmczbebdm
  • gjwftveeh
  • hfuwdfnmn
  • gjvhhvrgv
  • ucddwdcpi
  • gjuhgcllg
  • gjcwnbnjz
  • dknslshz10
  • agineefeeve
  • ngpvfceg88
  • vdjnihwc33
  • JessyBaws
  • bcnpfcnm35
  • rchzxfdy92
  • rdsefp709
  • flcvplwc48
  • xllejrua09
  • HermanSah
  • NormanBync
  • pacdffgsvdrswi
  • pacdffgsvdrsun
  • kfgfdhdkpo
  • ljdwefdsyronmv
  • pacdffgsvdrush
  • pacdffgsvdrkwa
  • ljdwefdsyrobpg
  • ojkhhhouee
  • rfdsggdhgoly
  • pacdffgsvdriob
  • pacdffgsvdrgvz
  • kdgdgfdiik
  • ljdedseyrogoc
  • pacdffgsvdrror
  • ojkhhhowmt
  • ffdgkvg
  • fdsgdhdyho
  • nyhtggdqqw
  • pacdffgsvdrntf
  • pasyaerspk
  • pacdffgsvdrghw
  • rcxvcgdhgdfu
  • pasyaerycu
  • kffgdddpnt
  • ljdedseyroqcu
  • pacdffgsvdrqaj

Usuarios nuevos

  • pacdffgsvdrqaj
  • ljdedseyroqcu
  • kffgdddpnt
  • pasyaerycu
  • rcxvcgdhgdfu

Cacatúas Ninfas

Poco a poco estas alegres aves procedentes de Australia, también llamadas carolinas, se están colando en muchos hogares de todo el mundo. Los amantes de los animales domésticos se decantan cada vez más por estas aves, no sólo por el toque exótico que aportan a sus casas, sino porque son animales muy resistentes y agradecidos. Su buen comportamiento, el bonito color de su plumaje y su capacidad de adaptación son algunas de las virtudes de estas pequeñas y simpáticas aves.

Las Nymphicus Hollandicus -nombre científico de esta especie- son aves muy cariñosas, equilibradas y poco ruidosas. También son fáciles de encontrar en las tiendas de mascotas y no son muy caras. Generalmente viven en pareja o en colonia, por eso es muy común aparearlas, para poder disfrutar con el nacimiento de las crías y su desarrollo.

En definitiva, son aves muy bellas y fáciles de criar.

Existen muchas variedades de diferentes colores: salmón, blancas, verdes, grises, amarillas o perladas. En su estado natural, son grises con rayas blancas, cresta de plumas amarilla y las mejillas rosadas. En cautiverio podemos encontrar ejemplares perlados, blancos, grises y lutinos. Además estas cacatúas tienen una sorprendente capacidad de imitación y son simples de amaestrar debido a su gran inteligencia y facilidad de aprender, otra ventaja es que son muy longevas.

Una de las ventajas de la cría de estas aves es que poseen dimorfismo sexual: es decir, que se puede distinguir bien entre machos y hembras. Algunos especialistas creen que lo mejor es tocar la zona baja del vientre, con mucho cuidado, ya que el ave nos puede picar. Dando la vuelta a la ninfa, tendremos que encontrar dos huesos que parecen puntas. Si se abren al apretar con un dedo, estaremos ante una ninfa de sexo femenino. Si no se abriese estaríamos ante una carolina macho, o bien, una hembra inmadura.

Para diferenciarlos machos y hembras es que los machos suelen tener tonos grises más oscuros y la mancha naranja que tienen en la cara son de un color más intenso. También la proporción de amarillo de la cresta suele mayor en los machos que en las hembras, y en las cacatúas de sexo masculino el anverso de la cola es de color negro, mientras que las hembras tienen líneas grises y amarillas. Otro dato: los machos empiezan a cantar a los tres meses.


Alimentación y cuidados

Las cacatúas, al ser aves granívoras, no requieren una alimentación muy especial. El alpiste, la avena o el mijo constituyen la base de sus necesidades. Una vez a la semana podemos darle achicoria, frutas manzana y verduras, para completar su dieta. Cuando vaya a criar, podemos completar sus aportes de calcio con huevo duro -con cáscara molida incluida-. El agua debe cambiarse a diario: agua fresca a temperatura ambiente.

Una vez a la semana procederemos a limpiar la jaula: las heces de las aves pueden ser nocivas para ellas, por eso deberemos retirarlas de la jaula y limpiar los restos de las barras. También eliminaremos la fruta o vegetales que se hayan pasado y sus desperdicios.

Deberemos vigilar que coman, que estén activas y que sus excreciones no sean anómalas. Acudiremos al veterinario cada vez que veamos algún signo que nos haga pensar que nuestra cacatúa está enferma.

También evitaremos tener muchos ejemplares en jaulas pequeñas, ya que el hacinamiento puede provocar peleas y enfermedades. Para criar un solo pájaro, o una pareja, la jaula será de un metro por un metro, con dos barras para saltar, aletear y posarse. Si tenemos varias ninfas, una jaula de metro y medio de alto, dos de largo y uno y medio de ancho puede ser suficiente para seis ejemplares.


El cortejo y la reproducción

En el apareamiento, el macho inicia su cortejo con bellos cantos, moviendo las alas y agitando la cabeza. Las hembras que han sido fecundadas pueden poner entre cinco y siete huevos. El nido tendrá dentro aserrín para que sea más cálido y tiene que ser lo suficientemente amplio para los huevos y su incubación: podemos construir nosotros mismos un nido de madera de 40 centímetros de alto por 30 centímetros de largo y ancho.

La hembra incuba los huevos durante tres semanas hasta que se rompen. Pero, las crías no salen del nido hasta que no haya pasado un mes. Si queremos criar ninfas lo mejor es comprar los ejemplares con unos seis meses de edad: con dos años estarán preparadas para la cópula.

Este tipo de aves se puede aparear en cualquier momento del año, aunque la mejor es la primavera, ya que la buena temperatura y las horas de sol benefician la cría de los pichones. Mucho cariño, higiene y alimentación adecuada también son fundamentales para criar a estas bellas aves.


Simpáticas aves parlanchinas

Cuanto menos edad tenga el individuo más fácil será entrenarla, adquerie animales jóvenes y en tiendas especializadas y con criadero propio es la mejor garantia.

El siguiente paso es domesticar al animal para que esté confíe y establezca un vínculo afectivo, y no se sienta amenazado. Sin domesticación previa el animal no se sentirá seguro y será mucho más infructuoso nuestro trabajo. Otro punto a tener en cuenta, es que parece que estos loros entienden mejor la voz la voz femenina, por tanto, debido a sus preferencias sexuales, por lo menos, en lo que respecta a la imitación procuraremos que la persona encargada de enseñar al ave sea una mujer.

El adiestramiento se llevará a cabo por una sola persona. Comenzaremos a enseñarle palabras muy simples (hola, papa, toma...) en las que haya un predominio de las vocales sobre las consonantes, procurando que la cacatúa asocie una determinada acción con una palabra, para que así le sea más fácil asimilarla ( "agua" al ponerle el bebedero, "papa" cuando pongamos su comida, "toma" cuando le obsequiemos con una golosina...). Recurriremos a una sesión larga de adiestramiento o a dos cortas en las que repetiremos la palabra elegida de manera clara, lenta y vocalizando. Desde mi punto de vista es mejor optar por dos sesiones de menor duración (de 10 a 15 min.). Esto permitirá al ave acumular menos cansancio y asimilar mejor. El lugar donde llevemos a cabo el aprendizaje tendrá que ser una habitación tranquila, en la que no existan distracciones que rompan la concentración del animal.

Algunos colegas afirman que uno de los mejores lugares son los cuartos de baño e incluso habitaciones a oscuras conpoca luz. La mejor hora del día es a mediodía y al atardecer, coincidiendo con los periodos de descanso del ave. Nunca daremos lecciones a varias cacatúas a la vez o en la misma habitación; las lecciones son estrictamente individuales. La duración de esta laboriosa tarea hasta conseguir resultados es indeterminable 3 o 6 meses, quizá el día que desesperados colguemos la toalla nuestra mascota empiece a hacer grandes discursos, no se, en definitiva perseverancia y paciencia.

Si conseguimos arrancarle alguna palabra a nuestra mascota, el aprendizaje de este irá algo más encauzado y podremos comenzar a enseñarle palabras más complejas, a contar e incluso frases.

Para amaestrar con cierta rapidez al pájaro es hacer uso de la comida: quitarle la comida de la jaula y dársela nosotros con las manos. Si el pájaro no quiere en un principio (que es lo que suele pasar), lo dejamos un buen rato, y luego volvemos a ofrecerle de comer. Cuando tenga la suficiente hambre ya se verá obligado a comer de nuestra mano. sólo vale una vez que el pájaro está fuera del nido y ya sabe comer sólo, pues mientras está dentro es la madre la que lo alimenta. Los inconvenientes son obvios: si nos pasamos podemos matar al pobre animal de hambre ... Así que este método lo aplicaremos con suavidad, sin dureza. Es conveniente, además, que el ave esté sólo en la jaula, porque lo que no podemos hacer es quitarle la comida al resto para amaestrar a uno solo ... Mientras la cacatúa come de nuestra mano se le puede acariciar y tocar, para que se acostumbre.

A esta táctica ha demostrada en todos los animales: cuando se le va a dar de comer se le llama, o se le dice algo. Al cabo de un tiempo (bastante tiempo, puede que meses), bastará llamarle con la misma palabra para que el pájaro inmediatamente asocie la llamada con la comida, y sepa que va a comer, acercándose inmediatamente a nuestras manos.

© Copyright 2014 Agroveterinaria Martín Pescador. Todos los derechos reservados.
Belgrano 2749 - Neuquén Capital - Patagonia Argentina - Tel. (+54 299) 446 8222
Sitio diseñado e implementado por: Dataneu Argentina