Agroveterinaria Martín Pescador

Belgrano 2749
(8300) Neuquén
Patagonia Argentina
Tel.: (+54 299) 446 8222


Usuarios Registrados

Usuario: Contraseña: Crear una cuenta
Solicitar nueva contraseña

Usuarios en línea

En este momento hay 0 usuarios y 62 invitados en línea.

Usuarios nuevos

  • albazv60
  • eqrljxgg84
  • yoxpjhso45
  • dsecnrat13
  • khkkvipw55

El Axolote. Un anfibio fuera de lo común

El nombre Axolotl (Axolote o Ajolote) proviene de la lengua Nahuatl utilizada por los antiguos Aztecas y significa Perro de Agua, nombre con el que comúnmente se le conoce aunque hay otros como, por ejemplo: El Pez que Camina.

Con él debe referirse a una especie anfibia muy concreta: la Ambystoma Mexicanum. Es un animal que tan sólo puede encontrarse en los lagos Mexicanos. El problema radica en que, casi siempre, se define como Axolotl al estado larvario de cualquier salamandra.

Estos animales de particular aspecto son una de las muchas maravillas que nos ofrece la Naturaleza. Detrás de este aspecto tan grotesco se encuentra un apasionante anfibio cuyas características son únicas en el reino animal.

Los anfibios sufren una serie de modificaciones en su aspecto exterior desde el momento en que nacen hasta que se hacen adultos. Este proceso se denomina metamorfosis y está regulado por un delicado equilibrio que incluye entre muchos factores la presencia de determinadas sales disueltas en el agua tales como el yodo y el calcio.

Algunos animales como el axolote, que aquí nos ocupa, son originarios de zonas pantanosas de México y viven en aguas carentes de yodo desde hace mucho tiempo.

El animal nace de un huevo, sufre un proceso de metamorfosis, pero en determinado momento de su evolución y por falta de yodo en el agua, quedan en estado larvario permanente. Son anfibios en el estadio intermedio de desarrollo, las branquias permanecen fueran del cuerpo y respiran por allí a la manera de los peces. En condiciones especiales como sequías, salen de su charca y respiran aire atmosférico como los anfibios.

Para mantener el acuario del auténtico Axolote en perfectas condiciones primero ha de ser identificado como tal, debido a su característica forma de vida. El Ambystoma Mexicanum es un anfibio Neotenous, es decir; al contrario que el resto de las salamandras obligadas a sufrir una metamorfosis en una etapa de su vida, esta especie puede vivir (habitualmente de 10 a 15 años, aunque algún ejemplar ha llegado hasta los 25 en laboratorio) siempre en estado larvario gracias a sus vistosas branquias externas de color rojizo. Lo hará constantemente en el agua, sin necesidad de pasar por esa transformación. Sólo se metamorfoseará si las condiciones de su entorno empeoran y necesita adaptarse a ellas.

Por desgracia el medio ambiente a nivel mundial va degenerando día a día y los Axolotl en libertad han desarrollado la necesidad de metamorfosearse, como si se trataran de cualquier otra especie de Salamandra, para conseguir sobrevivir.


Identificación

El Axolote auténtico posee una coloración entre gris oscuro o gris claro, dándose casos de animales albinos. La Salamandra Tigre, por ejemplo, varía entre tonalidades que van del verde amarillento al marrón oscuro aunque cuando son muy jóvenes apenas existe diferencia entre ambas especies ya que sus cuerpos son de una tonalidad marfil y totalmente transparentes.

Además, si se necesita saber la edad del Axolote, se deberá tener en cuenta la cantidad de pequeños bultos benignos que cubran su cuerpo; cuantos más posea, mayor será. A partir del año y medio de su vida, estos bultos comenzarán a brotarle de forma más o menos dispersa.


Mantenimiento en Acuarios

Estas son las condiciones básicas para su conservación en cautiverio:


Temperatura

14 - 18 ºC. Con temperaturas mayores, incrementa su metabolismo y ha de ser alimentado más frecuentemente.


pH

7,6 a 7,8.


Dureza

10 - 12º.


Filtración

Seco-húmedo de capacidad muy superior al acuario. Es conveniente usar un filtro de placa para la transformación de las numerosas deposiciones ricas en amoníaco. Las bombas usadas para este filtro se deberán enfocar a las paredes de cristal con el fin de evitar corrientes excesivas. Es recomendable un sifonado de la grava una vez al mes.


Aireado

Usar compresores de escasa potencia también para evitar fuertes corrientes que les impida nadar con soltura.


Compatibilidad

Sólo con su propia especie.


Iluminación

Suave. Son animales nocturnos que evitan la luz solar.


Decoración del acuario

Escasa y con muy pocas plantas para que puedan nadar sin dificultades. La grava ha de ser de gran tamaño para evitar que se la traguen cuando succionan el fondo en busca de alimento.


Capacidad del acuario

A partir de 400 litros puesto que los ejemplares adultos llegan a alcanzar unos 30 cm. aproximadamente.


Alimentación

Preferiblemente, alimento vivo o congelado, como Larva Roja de mosquito, Tubifex, caracoles pequeños (Vivíparos), trozos de pescado, etc. Si deja de alimentarse, se le ofrecerá una dieta diferente a la que se le esté suministrando en ese momento. En bajas temperaturas, una vez cada dos días; en altas, una vez por día. Si llega a la metamorfosis, dos veces por día.


Manejo

No tocar el animal a menos que sea necesario. Su piel es demasiado sensitiva y delicada. En ese caso, se pondrá sobre la palma de la mano procurando que sus patas queden fuera para que no huya.


Comportamiento

Activo pero pacífico. Si tienen problemas territoriales quiere decir que el acuario es demasiado pequeño como para mantener varios ejemplares al mismo tiempo.


Metamorfosis

No obligarles nunca a hacerlo, ni siquiera con fines científicos. Les provocará un "stress" innecesario que, irremediablemente, degenerará en muerte. Además, si se consigue satisfactoriamente, su metabolismo se incrementará. Si se observase síntomas de apatía se deberá regular los parámetros del agua; el animal habrá comenzado la metamorfosis, seguramente, para adaptarse a las pobres condiciones del acuario.


Enfermedades

Las malformaciones derivadas de problemas genéticos quizás sean las más frecuentes. Contra ellas no hay lucha posible, lamentablemente. Estas suelen manifestarse en el deforme crecimiento de las branquias externas, lo que impedirá que el animal capte todo el oxígeno que necesita para desarrollarse con normalidad. Fácilmente le provocará la muerte.

Se aconseja no adquirir animales que hayan compartido el acuario de la tienda con anfibios de otras especies o con numerosos miembros de su propia especie. Son muy sensibles a los contagios y al "stress". Además, sus branquias son muy llamativas y pueden ser mordidas o arrancadas por otros animales.
Cuando un Axolote enferma víctima de alguna infección, lo primero que hará será dejar de comer, aunque también puede que lo haga por hastío de la dieta. Este comportamiento es el síntoma inequívoco para que comencemos a actuar. Inmediatamente cambiaremos su alimentación. Si el animal vuelve a ingerir alimentos, querrá decir que no está enfermo. En caso contrario, deberemos chequear las condiciones del acuario (pH, dureza, temperatura, etc.) y corregir los parámetros desestabilizados. Realizar un cambio de agua es toda una ayuda pues, casi seguro, el animal se recuperará sin necesidad de usar medicamentos, siempre agresivos y muy residuales.

Si se determina una decoloración en el animal o una sustancia algodonosa en su piel, significará que ha sido afectado por hongos. Entonces se deberá recurrir a un fungicida específico para anfibios. Siempre que se complete un tratamiento químico se deberá realizar un cambio de agua y una limpieza del filtro para eliminar los residuos del medicamento.

También puede que su cuerpo sea recubierto por numerosos bultos. Algunos, aquí y allá, son normales; pero sí crecen y se transforman, o si aparecen en gran número quiere decir que se encuentra enfermo. Este problema de "stress" surge en acuarios pequeños; el único tratamiento posible es trasladar el Axolote a un tanque de mayor capacidad.

Cuando un animal sea aquejado por alguna enfermedad, se deberá reducir la alimentación pues, en la mayor parte de los casos, la sobrealimentación es la causante de aquellas.

En ocasiones puede que su vientre o su cloaca se hinchen. Esto puede tener origen en la gestación de los huevos en las hembras. Si no es así, hay que llevarlo inmediatamente al veterinario. Seguramente se trate de una afección cardiaca y no podemos corregir este problema por nosotros mismos.

Por último, si el animal parece sano pero deja de alimentarse aún incluso cambiándole la dieta, quiere decir que está comenzando a metamorfosear. Habrá que chequear todos los parámetros del agua y corregirlos.


Reproducción

No es tarea fácil aunque sí factible. Ante todo habrá que saber distinguir entre las hembras y los machos. Aquellas son más delgadas y estilizadas y poseen grandes glándulas alrededor de la cloaca, por lo que esta será más abultada, aunque estos rasgos diferenciales no se manifestarán hasta la madurez sexual, alrededor de un año o año y medio de vida. Además, las hembras se hincharán en época de reproducción (como ya expliqué, los machos también pueden sufrir este abultamiento ventral por problemas de salud)

Durante la época que abarca desde Agosto a Octubre, podremos montar un paritorio a pesar que estos animales eligen el mes de Febrero para su reproducción cuando están en libertad. El acuario para dicha tarea se prepara sólo con agua y pequeñas rocas donde el macho pueda adherir sus Espermatóforos, unos diminutos conos blanquecinos que, a modo de cápsula, contienen el esperma. Anteriormente a la parada nupcial habrá que cubrir el tanque y dejar solos al macho y a la hembra. Entonces comenzará el cortejo que consiste en que el macho cortejará a la hembra dándole pequeños golpes con la boca y enredándose con ella. Es en ese momento cuando depositará los Espermatóforos sobre las rocas. La hembra le seguirá y los irá recogiendo con su cloaca para depositarlos, después, en un lugar llamado Espermatotheca. Al cabo de un día o día y medio, el macho deberá ser separado de este acuario. Habrá que observar si quedan Espermatóforos sobre las rocas (la hembra no los recoge todos). Si es así, habrá que proceder sacando a la hembra del acuario para después depositarla en un pequeño contenedor de cristal. Al día siguiente encontraremos algunos huevecillos en el recipiente. Entonces devolveremos la hembra al acuario-paritorio con el objeto de que recoja los Espermatóforos restantes .

Los huevos serán puestos durante dos o tres días después de la fase anterior. En este período la hembra no se comerá los huevos pero, después, tendremos que retirarla para que no lo haga. Las larvas sólo podrán ser reunidas con los padres al menos tres meses después de la eclosión. Los huevos necesitan una iluminación de 14 horas diarias y no puede existir ninguna variación en su intensidad durante esta fase puesto que los huevos no eclosionarían jamás.

Cuando termine la puesta, se procederá a recoger los huevos que hayan sido desperdigados por el acuario. La hembra todavía tendrá algunos en su interior que podrán ser recogidos con una pipeta mientras se les presiona ligeramente en la zona de la cloaca. Estos huevos vienen provistos de una cápsula envolvente que les protege de las infecciones. Los que se salgan de dicha cápsula, morirán sin remedio. Es aconsejable retirar los huevos malogrados o infértiles pasado un día desde la puesta. La temperatura es muy importante; aunque los embriones puedan soportar temperaturas de 1 - 2 ºC, muchos no aguantarán mínimos de 10 ºC . Lo más conveniente son 20 - 22 ºC para acelerar su desarrollo pero nunca sobrepasar los 25 ºC.

En dos o tres semanas los huevos eclosionarán. Entonces deberemos retirar las cápsulas y los embriones malogrados. La pequeña larva saldrá dispuesta a comerse todo lo que se ponga a su alcance, incluido sus hermanos. Podemos utilizar preparados alimenticios para larvas del que se comercializa en cualquier tienda especializada. Si no los alimentamos regularmente, sus estómagos se llenarán de aire y morirán.

Llegado este momento, podemos utilizar un método ideado por la Sogang University, Korea. Se trata de separar a las larvas de forma individualmente en pequeños compartimentos en forma de caja dispuestos a lo largo y a lo alto del acuario en forma escalonada, como si de una pirámide se tratase. Cada uno de estos compartimentos fabricados en Metacrilato dispondrá de una conexión con el agua del acuario para aprovechar la filtración y la aireación. Dichas cajas deberán ser limpiadas o cambiadas por otras semejantes cada día. Una vez que las larvas hayan crecido más de 3 cm. , se les podrá trasladar a otro acuario mayor con compartimentos también mayores. Cuando pasen los 8 cm. (alrededor de mes y medio de edad), se les podrá depositar en el acuario comunitario exclusivo para Axolotes.

En definitiva, si consiguen mantener en condiciones a este anfibio tendrán, a cambio, un animal especial muy inteligente y activo que llegará a comunicarse plenamente con ustedes.

© Copyright 2017 Agroveterinaria Martín Pescador. Todos los derechos reservados.
Belgrano 2749 - Neuquén Capital - Patagonia Argentina - Tel. (+54 299) 446 8222
Sitio diseñado e implementado por: Dataneu Argentina