Agroveterinaria Martín Pescador

Belgrano 2749
(8300) Neuquén
Patagonia Argentina
Tel.: (+54 299) 446 8222


Usuarios Registrados

Usuario: Contrase√Īa: Crear una cuenta
Solicitar nueva contrase√Īa

Usuarios en línea

En este momento hay 33 usuarios y 27 invitados en línea.
  • SyncMypeFep
  • carpinteyroukd
  • pletcherjfb
  • fdsgdhdnyy
  • xlvobmyd83
  • nurrygxa84
  • hzkvouvd09
  • zzzksbby00
  • uouxsiyy
  • ovzerfbo57
  • mnergnsy10
  • BurHetcincit
  • pletcheryqd
  • gramrcRox
  • ErnestItek
  • WilliamLop
  • petererfyil
  • hlwwdpik76
  • euevwqlr97
  • exyoqsee34
  • jtfluist29
  • pasyaerjfu
  • Bill4197417
  • Luis5902448
  • Ashley0887620
  • Nathaniel5386418
  • Bill5140930
  • Charles4633617
  • Hayden6433119
  • Benjamin7759613
  • Sterling7284745
  • Lucas1898165
  • Nicholas4839016

Usuarios nuevos

  • Nicholas4839016
  • Lucas1898165
  • Sterling7284745
  • Benjamin7759613
  • Hayden6433119

ARA√ĎAS TARANTULAS...

Theraphosidae

Los teraf√≥sidos (Theraphosidae, del griego thera ‚Äúanimal salvaje, bestia‚ÄĚ + phos ‚Äúluz‚ÄĚ) son una familia de ara√Īas migalomorfas propias de los pa√≠ses tropicales. En los pa√≠ses hispanohablantes de Am√©rica se las conoce como tar√°ntulas y ara√Īas pollito, al igual que a los miembros de la familia Dipluridae. Sin embargo no deben confundirse con las tar√°ntulas del "Viejo Mundo", que encuadran en una familia muy diferente (Lycosidae), a partir de las cuales se origin√≥ el nombre ¬ętar√°ntula¬Ľ.

Características generales

Los teraf√≥sidos son ara√Īas con patas largas, las cuales est√°n cubiertas por pelos llamados sedas. Viven desde regiones tropicales hasta las templadas en Suram√©rica y Centroam√©rica, el suroeste de Estados Unidos, Asia, Europa del sur, √Āfrica y Australia.
Tama√Īo y color

El tama√Īo de los teraf√≥sidos depende de la especie, su cuerpo var√≠a de 2,5 a 10 cm. Contando el largo de las patas de 8 a 30 cm. El teraf√≥sido m√°s grande puede llegar a pesar unos 90 g. En general, los machos de casi todas las especies son m√°s delgados y largos que las hembras. La gran mayor√≠a son caf√©s o negras, sin embargo algunas especies tienen una coloraci√≥n m√°s extensa, desde el azul cobalto (Haplopelma lividum), negro con rayas blancas (Eupalaestrus campestratus y Acanthoscurria geniculata) hasta un azul met√°lico con un naranja vibrante en el abdomen (Chromatopelma cyaneopubescens). Su h√°bitat natural incluye sabana, desierto, monta√Īa, selva lluviosa y bosque nublado. Han sido divididas en tipos terrestres (que frecuentemente hacen excavaciones) y tipos arb√≥reos.
Como la mayor√≠a de las tar√°ntulas americanas, los individuos de esta familia exhiben un pronunciado dimorfismo sexual. Los machos tienden a ser m√°s peque√Īos (especialmente el abdomen) y pueden ser muy coloridos y las hembras m√°s oscuras. Adem√°s, los machos tienen una esperanza de vida muy corta.

Pelo

A parte del pelo normal que cubre las tar√°ntulas americanas, muchas de √©stas tienen una densa capa de pelo irritante (alrededor de 10 000 por mm¬≤), llamado pelo urticante, en el opisthoma. Lo usan algunas veces como protecci√≥n contra los depredadores. Estos fin√≠simos pelos son barbados, dise√Īados para repeler y no contienen veneno. Algunas especies pueden lanzar estos pelos: los pelos son lanzados en el aire como proyectiles a un blanco. Tambi√©n son usados para marcar el territorio, o para acomodar la red o en la madriguera (esto desalienta a los predadores que quieran alimentarse de las cr√≠as de la tar√°ntula, como las moscas). Para los depredadores y otros enemigos, los pelos pueden llegar a ser letales o ser un simple repelentes. Los humanos pueden llegar a sentir los ojos, piel y nariz irritados. Peor a√ļn, si son inhalados, pueden llegar a irritar los pulmones. Los s√≠ntomas var√≠an entre las diferentes especies.

H√°bitat y comportamiento

La gran mayor√≠a de los teraf√≥sidos son depredadores nocturnos y matan a su presa al inyectar veneno a trav√©s de sus colmillos. La hambrienta tar√°ntula, espera parcialmente escondida en la entrada de su guarida para emboscar a la presa que pase por ah√≠. Tiene pelos sensibles para detectar y localizar una potencial v√≠ctima. Por las vibraciones que √©sta √ļltima emite por el movimiento. Algunas especies usan su fibra de seda para detectar el movimiento (cuando alguna presa acciona una l√≠nea de seda). Como la mayor√≠a de las ara√Īas, no pueden ver m√°s que luz, oscuridad o movimiento y perciben el mundo a trav√©s del sentido del tacto. Generalmente parecen elegir a su presa dependiendo de cu√°n peligrosa la perciben, el tama√Īo de la potencial presa, etc. Algunas de ellas logran atrapar presas como peque√Īos p√°jaros, ratones‚Ķ pero su dieta consiste en insectos como saltamontes, grillos...
Guaridas o refugios

Los teraf√≥sidos viven en una gran variedad de refugios. Los terrestres viven en huecos bajo tierra, los cuales han sido cavados por ellas mismas o fueron abandonados por alg√ļn otro animal. Los t√ļneles son dise√Īados con seda y una red es puesta en la entrada para sellarla. Otras tar√°ntulas hacen sus guaridas entre las rocas, √°rboles huecos o debajo de la corteza floja de los √°rboles. Finalmente muchas de ellas hacen refugios de seda en los √°rboles, paredes rocosas o de edificios o entre las frutas como bananos o pi√Īas. Hasta las ara√Īas m√°s pesadas est√°n muy bien dotadas para la escalada, como la Grammostola rosea que puede escalar verticalmente una superficie de vidrio. Pero esta actividad puede llegar a ser fatal puesto que una ca√≠da sustancial puede llegar a rupturar su fr√°gil abdomen. Las especies arb√≥reas est√°n m√°s adaptadas a la vida en las alturas. Son m√°s peque√Īas y resisten mejor una ca√≠da que sus primas gen√©ticas, las terrestres.
Crecimiento, vida y maduración

Como muchas ara√Īas, los teraf√≥sidos tienen que desechar su exoesqueleto peri√≥dicamente para crecer, este es un proceso conocido como la mudanza. Las j√≥venes hacen esto varias veces en el a√Īo, mientras que las adultas, hacen esto en promedio, una vez al a√Īo, para reemplazar patas perdidas o pelo urticante.
Tienen una larga expectativa de vida. Muchas especies toman de 2 a 5 a√Īos para alcanzar la madurez, pero otras llegan hasta 10 a√Īos para avanzar a la etapa adulta. Cuando llegan a la edad adulta, los machos les tienen 1 o 1 a√Īo y medio de vida en busca de una hembra para fecundar. Es raro que una vez el macho madure, vuelva a mudar otra vez. Tambi√©n se ha conocido de las especies que viven en cautiverio, las cuales pueden llegar a los 15 o 20 a√Īos de vida, esto se debe a que en ese lugar no tienen depredadores.
Cuando un macho encuentra una madriguera de una hembra, √©l saca la hembra y llama su atenci√≥n vibrando su cuerpo y golpeando sus patas frontales. S√≠ la hembra es receptiva al macho, √©sta tambi√©n hace vibrar su cuerpo y golpea sus patas delanteras. Despu√©s de la copulaci√≥n, el macho debe alejarse de la hembra lo m√°s r√°pido posible, ya que puede ser comido. Pero si la hembra no quiere copular con el macho, ella intentar√° com√©rselo. Este comportamiento, es sin embargo, menos com√ļn en los teraf√≥sidos que en las otras familias de ara√Īas.
Como las hembras contin√ļan la mudanza aun despu√©s de la madurez, est√°n en la capacidad de regenerar patas perdidas e incrementar su expectativa de vida. Las hembras son conocidas por llegar a los 30 a√Īos, incluso hasta los 40. Si las hembras est√°n en buenas condiciones, pueden esperar a vivir 20-30 a√Īos y los machos 10-12, dependiendo de la especie.
Apareamiento

Una vez que llegan a la madurez sexual, los machos tejer√°n una estera de seda en una superficie plana. Luego, frotan su abdomen en esta estera liberando una cantidad de semen en la estera. Insertan sus pedipalpos (los ap√©ndices que parecen peque√Īas patas ubicadas entre las patas delanteras y queliceras) en el banco de semen. Los pedipalpos absorben el semen y lo mantienen en condici√≥n viable lo suficiente para que halle una hembra apropiada para aparearse. Cuando el macho detecta la presencia de una hembra, √©l debe primero, intercambiar signo con ella para hacerle ver que es de la misma especie y para hacerla entrar en la etapa receptiva. Luego se acerca a la hembra en inserta sus pedipalpos en el orificio de la hembra ubicado bajo su abdomen. Despu√©s de que el semen ha sido transferido a la hembra, √©ste deber√° abandonar la escena antes que la hembra recupere el apetito.
La hembra deposita entre 50 y 2000 huevos, dependiendo de la especie, en un saco hecho de seda que lo guarda de 6 a 7 semanas. Las peque√Īas ara√Īas permanecen en la madriguera por un tiempo despu√©s que de haber eclosionado los huevos.
Los teraf√≥sidos son usualmente solitarios y pueden atacar a los de su misma especie. Pero hay excepciones, como la Avicularia avicularia, la cual puede permanecer en comunidad. Sin embargo, todas las tar√°ntulas son can√≠bales. Las Avicularia son m√°s tolerantes entre ellas. Si el vivarium es lo suficientemente grande, tiene bastantes escondites y los espec√≠menes son casi del mismo tama√Īo y hay alimento para todas, no hay raz√≥n para que haya canibalismo, aunque puede haberlo.

© Copyright 2014 Agroveterinaria Mart√≠n Pescador. Todos los derechos reservados.
Belgrano 2749 - Neuquén Capital - Patagonia Argentina - Tel. (+54 299) 446 8222
Sitio dise√Īado e implementado por: Dataneu Argentina