Agroveterinaria Martín Pescador

Belgrano 2749
(8300) Neuquén
Patagonia Argentina
Tel.: (+54 299) 446 8222


Usuarios Registrados

Usuario: Contraseña: Crear una cuenta
Solicitar nueva contraseña

Usuarios en línea

En este momento hay 3 usuarios y 9 invitados en línea.
  • maryannca2
  • janisba16
  • calvinhn69

Usuarios nuevos

  • albazv60
  • eqrljxgg84
  • yoxpjhso45
  • dsecnrat13
  • khkkvipw55

ARAÑAS TARANTULAS...

Theraphosidae

Los terafósidos (Theraphosidae, del griego thera “animal salvaje, bestia” + phos “luz”) son una familia de arañas migalomorfas propias de los países tropicales. En los países hispanohablantes de América se las conoce como tarántulas y arañas pollito, al igual que a los miembros de la familia Dipluridae. Sin embargo no deben confundirse con las tarántulas del "Viejo Mundo", que encuadran en una familia muy diferente (Lycosidae), a partir de las cuales se originó el nombre «tarántula».

Características generales

Los terafósidos son arañas con patas largas, las cuales están cubiertas por pelos llamados sedas. Viven desde regiones tropicales hasta las templadas en Suramérica y Centroamérica, el suroeste de Estados Unidos, Asia, Europa del sur, África y Australia.
Tamaño y color

El tamaño de los terafósidos depende de la especie, su cuerpo varía de 2,5 a 10 cm. Contando el largo de las patas de 8 a 30 cm. El terafósido más grande puede llegar a pesar unos 90 g. En general, los machos de casi todas las especies son más delgados y largos que las hembras. La gran mayoría son cafés o negras, sin embargo algunas especies tienen una coloración más extensa, desde el azul cobalto (Haplopelma lividum), negro con rayas blancas (Eupalaestrus campestratus y Acanthoscurria geniculata) hasta un azul metálico con un naranja vibrante en el abdomen (Chromatopelma cyaneopubescens). Su hábitat natural incluye sabana, desierto, montaña, selva lluviosa y bosque nublado. Han sido divididas en tipos terrestres (que frecuentemente hacen excavaciones) y tipos arbóreos.
Como la mayoría de las tarántulas americanas, los individuos de esta familia exhiben un pronunciado dimorfismo sexual. Los machos tienden a ser más pequeños (especialmente el abdomen) y pueden ser muy coloridos y las hembras más oscuras. Además, los machos tienen una esperanza de vida muy corta.

Pelo

A parte del pelo normal que cubre las tarántulas americanas, muchas de éstas tienen una densa capa de pelo irritante (alrededor de 10 000 por mm²), llamado pelo urticante, en el opisthoma. Lo usan algunas veces como protección contra los depredadores. Estos finísimos pelos son barbados, diseñados para repeler y no contienen veneno. Algunas especies pueden lanzar estos pelos: los pelos son lanzados en el aire como proyectiles a un blanco. También son usados para marcar el territorio, o para acomodar la red o en la madriguera (esto desalienta a los predadores que quieran alimentarse de las crías de la tarántula, como las moscas). Para los depredadores y otros enemigos, los pelos pueden llegar a ser letales o ser un simple repelentes. Los humanos pueden llegar a sentir los ojos, piel y nariz irritados. Peor aún, si son inhalados, pueden llegar a irritar los pulmones. Los síntomas varían entre las diferentes especies.

Hábitat y comportamiento

La gran mayoría de los terafósidos son depredadores nocturnos y matan a su presa al inyectar veneno a través de sus colmillos. La hambrienta tarántula, espera parcialmente escondida en la entrada de su guarida para emboscar a la presa que pase por ahí. Tiene pelos sensibles para detectar y localizar una potencial víctima. Por las vibraciones que ésta última emite por el movimiento. Algunas especies usan su fibra de seda para detectar el movimiento (cuando alguna presa acciona una línea de seda). Como la mayoría de las arañas, no pueden ver más que luz, oscuridad o movimiento y perciben el mundo a través del sentido del tacto. Generalmente parecen elegir a su presa dependiendo de cuán peligrosa la perciben, el tamaño de la potencial presa, etc. Algunas de ellas logran atrapar presas como pequeños pájaros, ratones… pero su dieta consiste en insectos como saltamontes, grillos...
Guaridas o refugios

Los terafósidos viven en una gran variedad de refugios. Los terrestres viven en huecos bajo tierra, los cuales han sido cavados por ellas mismas o fueron abandonados por algún otro animal. Los túneles son diseñados con seda y una red es puesta en la entrada para sellarla. Otras tarántulas hacen sus guaridas entre las rocas, árboles huecos o debajo de la corteza floja de los árboles. Finalmente muchas de ellas hacen refugios de seda en los árboles, paredes rocosas o de edificios o entre las frutas como bananos o piñas. Hasta las arañas más pesadas están muy bien dotadas para la escalada, como la Grammostola rosea que puede escalar verticalmente una superficie de vidrio. Pero esta actividad puede llegar a ser fatal puesto que una caída sustancial puede llegar a rupturar su frágil abdomen. Las especies arbóreas están más adaptadas a la vida en las alturas. Son más pequeñas y resisten mejor una caída que sus primas genéticas, las terrestres.
Crecimiento, vida y maduración

Como muchas arañas, los terafósidos tienen que desechar su exoesqueleto periódicamente para crecer, este es un proceso conocido como la mudanza. Las jóvenes hacen esto varias veces en el año, mientras que las adultas, hacen esto en promedio, una vez al año, para reemplazar patas perdidas o pelo urticante.
Tienen una larga expectativa de vida. Muchas especies toman de 2 a 5 años para alcanzar la madurez, pero otras llegan hasta 10 años para avanzar a la etapa adulta. Cuando llegan a la edad adulta, los machos les tienen 1 o 1 año y medio de vida en busca de una hembra para fecundar. Es raro que una vez el macho madure, vuelva a mudar otra vez. También se ha conocido de las especies que viven en cautiverio, las cuales pueden llegar a los 15 o 20 años de vida, esto se debe a que en ese lugar no tienen depredadores.
Cuando un macho encuentra una madriguera de una hembra, él saca la hembra y llama su atención vibrando su cuerpo y golpeando sus patas frontales. Sí la hembra es receptiva al macho, ésta también hace vibrar su cuerpo y golpea sus patas delanteras. Después de la copulación, el macho debe alejarse de la hembra lo más rápido posible, ya que puede ser comido. Pero si la hembra no quiere copular con el macho, ella intentará comérselo. Este comportamiento, es sin embargo, menos común en los terafósidos que en las otras familias de arañas.
Como las hembras continúan la mudanza aun después de la madurez, están en la capacidad de regenerar patas perdidas e incrementar su expectativa de vida. Las hembras son conocidas por llegar a los 30 años, incluso hasta los 40. Si las hembras están en buenas condiciones, pueden esperar a vivir 20-30 años y los machos 10-12, dependiendo de la especie.
Apareamiento

Una vez que llegan a la madurez sexual, los machos tejerán una estera de seda en una superficie plana. Luego, frotan su abdomen en esta estera liberando una cantidad de semen en la estera. Insertan sus pedipalpos (los apéndices que parecen pequeñas patas ubicadas entre las patas delanteras y queliceras) en el banco de semen. Los pedipalpos absorben el semen y lo mantienen en condición viable lo suficiente para que halle una hembra apropiada para aparearse. Cuando el macho detecta la presencia de una hembra, él debe primero, intercambiar signo con ella para hacerle ver que es de la misma especie y para hacerla entrar en la etapa receptiva. Luego se acerca a la hembra en inserta sus pedipalpos en el orificio de la hembra ubicado bajo su abdomen. Después de que el semen ha sido transferido a la hembra, éste deberá abandonar la escena antes que la hembra recupere el apetito.
La hembra deposita entre 50 y 2000 huevos, dependiendo de la especie, en un saco hecho de seda que lo guarda de 6 a 7 semanas. Las pequeñas arañas permanecen en la madriguera por un tiempo después que de haber eclosionado los huevos.
Los terafósidos son usualmente solitarios y pueden atacar a los de su misma especie. Pero hay excepciones, como la Avicularia avicularia, la cual puede permanecer en comunidad. Sin embargo, todas las tarántulas son caníbales. Las Avicularia son más tolerantes entre ellas. Si el vivarium es lo suficientemente grande, tiene bastantes escondites y los especímenes son casi del mismo tamaño y hay alimento para todas, no hay razón para que haya canibalismo, aunque puede haberlo.

© Copyright 2016 Agroveterinaria Martín Pescador. Todos los derechos reservados.
Belgrano 2749 - Neuquén Capital - Patagonia Argentina - Tel. (+54 299) 446 8222
Sitio diseñado e implementado por: Dataneu Argentina